Lo que no te han dicho de ti.

Actualizado: 8 de oct de 2019

La visión de occidente acerca de nuestros cuerpos, es que para estudiar la anatomía y fisiología, necesitamos entender al organismo como partes. Quizás sea más fácil de este modo comprendernos, el problema es que olvidamos algo esencial; esas partes forman un todo y ese todo actúa como todo, no como partes. Esto es lo que no te han dicho de ti y cómo te ha afectado te lo explico aquí.


¿De cuántas partes nos componemos?

Tranquilo/a, no voy a hablarte de órganos y sistemas corporales, sino de algo más fundamental que no te han dicho. Según la Biblia y varios teólogos, coincidimos en que el ser humano está compuesto de tres grandes partes: Cuerpo - Alma y Espíritu.


Y que el mismo Dios de paz os santifique por completo; y que todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea preservado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo. 1 Tesalonicenses 5.23


¿Qué es el Espíritu?

Este es el ser esencial, la persona. Cuando Dios hizo al ser humano lo hizo a su imagen y semejanza. La imagen de Dios se manifiesta en nosotros en nuestro espíritu. Dios es Espíritu (Juan 4.24) y, por lo tanto, cada persona es espíritu.


Además de ser el espíritu nuestra esencia, es a través del espíritu donde podemos comunicamos con Dios (Juan 4.23) (Aprende más de este tema en Iglesia Miel)


¿Qué es el Alma?

Así como nuestro espíritu es la impresión de que somos hechos a la imagen de Dios, el alma nos señala nuestra semejanza.


En el alma tenemos la mente (pensamientos), las emociones - sentimientos y la voluntad.


¿Y el Cuerpo?

Finalmente, lo que más conocemos -supuestamente- es el cuerpo, por medio del cual podemos expresar nuestro espíritu y nuestra alma, con nuestros sentidos y todos nuestros órganos, huesos, musculatura, etc.




Entonces...

Muchos cristianos se visualizan disgregados, fraccionados: ven sus pensamientos como una cosa, las emociones como otra, su vida espiritual por otra parte y el cuerpo también como otra parte más que va separada de lo anterior.


Y esto es lo más importante que no te han dicho de ti: todas esas partes actúan como una sola cosa, como un todo. No actuamos separadamente, estamos súper unidos, por eso en Tesalonicenses se nos exhorta a santificar todo nuestro ser, todo! El espíritu, el alma y el cuerpo.


¿Cómo nos afecta vernos separadamente?

Seguramente te ha pasado que piensas una cosa, pero haces otra y muchas veces no entiendes cómo has llegado a este punto de tu vida. La mayoría de las personas no saben cómo controlar sus pensamientos o cómo manejar los sentimientos difíciles. Muchos se enferman y no entienden por qué. Y la verdad, es que no tener consciencia de que actuamos como un todo, desencadena enfermedades y acciones no deseadas.


De manera sencilla, nuestro espíritu debiese gobernar nuestra vida, el alma debería estar al servicio y disposición y el cuerpo debería ejecutar.


Cuando no llevamos una vida espiritual de oración, meditando en la palabra de Dios, dejamos nuestra alma vulnerable; es decir, nuestros pensamientos quedan expuestos a cualquier cosa, y ésto repercute en nuestras emociones y en nuestra voluntad llevando al cuerpo a actuar de maneras que muchas veces no queremos, incluso enfermándolo.


Finalmente

Si tienes una vida en comunión con Dios, donde alimentas tu espíritu; en oración, meditando en las verdades de la escritura, tus pensamientos son guardados:

Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús. (Filipenses 4.6-7)

Si tus pensamientos: tu mente y corazón son guardados, aseguras comportamientos más controlados y guiados por el espíritu. Finalmente, ésto repercute en tu cuerpo físico; tanto en tus acciones como en tu salud.


El desafío es: cómo mantener esa vida espiritual activa día a día. ¿Será posible?


Una invitación para ti!

Quiero invitarte a una clase totalmente gratuita para que puedas poner en práctica estos tres aspectos; cuerpo, mente y espíritu.

Acá te cuento más!












Síguenos

  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • YouTube - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco

​© Fullness Chile